Visita al Telecentro Luján del Buen Viaje

Secciones

EL HECHO

Las Jornadas de Software Libre a realizarse los dias 17 y 18 de Setiembre de 2004 en el Telecentro Libre Lujan del Buen Viaje fueron la excusa perfecta aunque innecesaria para concretar una visita con la finalidad de conocer un poco mejor a las personas detrás de este emprendimiento gestionado por la Asociación Argentina de Teletrabajo, y el Instituto Terciario Superior "Nuestra Señora de Luján del Buen Viaje", que se desarrolla dentro del marco Proyecto Telecentros RUTEL de UNESCO.

CUANDO Y DONDE

El momento elegido fué el jueves 9 de Setiembre. El dia se presentaba absolutamente soleado, ni una nube manchaba el eleste perfecto. Llegar resultó sencillo. Por ruta 9 hasta la Avda Márquez donde se circula hacia el oeste hasta llegar
al cruce con la ruta 8. Doblando hacia el norte, apenas pasando la estación de GNC "ASPRO", se encuentra el instituto.

Llegué temprano, aproveché para dar una vuelta rápida por
las inmediaciones. Casas bajas que se repiten sin respetar
un patrón. Atraído por el mástil de la plaza caminé hasta
poder leer la inscripción que recuerda: "Homenaje a los
patriotas de la epopeya de Mayo, centro de jubilados
Listos para Servir, pueblo de Loma Hermosa, 25 de Mayo
de 1999". Me pregunté si esta gente sabrá que una propuesta
tan novedosa tiene lugar ahí mismo, a metros de ellos.

Visto de lejos, el instituto se destaca por su cartel
ubicado en la parte superior, junto al tanque de agua,
y muy visible desde la ruta. Rodeado de árboles que no
alcanzan a tapar el cielo, tiene 3 pisos y ocupa toda
la manzana de forma triangular. Resaltan los portones
de color celeste sobre la pared que debió ser sobreelevada, signo de los tiempos que corren... Nada desde el exterior hace pensar que acá funciona un telecentro pionero en su tipo.

EL PROYECTO

— Busco a Gustavo Jofré- me dirigí a la persona que me
recibió. Me encontré subiendo acompañado hasta los pisos
superiores, donde me esperaba Gustavo. En el camino, recordé un olor olvidado. Olor a estudio, olor a educación, olor a escuela.

Pasamos varios salones hasta llegar al telecentro. Una
decena de computadoras de última generación, y personas
sentadas frente a ellas.

Luego de unos pocos minutos, me encontré sentado dialogando
con Cecilia Cerrotta. Con tono agradable, firme y convencido, hizo sus comentarios sobre el software libre desde su visión —¡que luego me enteraría era la de la Directora General del Instituto!

Resultaría imposible volcar aquí toda la riqueza de esta
charla. Prefiero en cambio, volcar aquí algunas perlas de
su pensamiento:

— "Como institución educativa cercana a la Iglesia, creemos
y damos mucha importancia a los valores cristianos que se
encuentran en el evangelio."

— "Creemos en fomentar en el alumno el desarrollo del
razonamiento crítico como una parte fundamental en su
formación como persona."

— "Creemos importante que el alumno disponga de opciones y
deseamos que pueda elegir libremente la que mejor se adapte
a sus necesidades, y las de su entorno."

— "Encontramos en la cultura del Software Libre valores
éticos y morales similares a los que se predican en el
evangelio, la cultura de compartir."

— "Es por esto que pensamos en incluir al software libre
y su cultura como parte de la currícula de nuestros alumnos."

— "Vimos en el proyecto del telecentro, la posibilidad de
que los alumnos acumulen experiencia con usuarios reales
esperando que puedan aplicar esa experiencia el dia en que
se reciban."

— "Trabajo en otras dieciséis escuelas, que estamos invitando a que se acerquen y vean el resultado de nuestro trabajo, que expondremos durante la celebración de las Jornadas."

LOS USUARIOS

Una recorrida por el lugar me permitió ver que las máquinas
ostentaban una moderna interfaz gráfica. "Mandrake 9.1", me
respondieron.

Comenta Rubén González, encargado de la edición del boletín
de la parroquia: "Es muy bueno lo que se ha logrado. Vengo
aquí a revisar el email y buscar información.

Me acostumbré muy rápido a este sistema. Yo venía del otro
sistema y estaba acostumbrado a ... para hacer mi tarea.
Pero ví que tengo muchas opciones, debo verlas para comparar
y elegir la que más me guste."

Cerca, un grupo de jóvenes navegaba por internet con aparente solvencia. "¿Que diferencia encuentran con un telecentro que utiliza el otro sistema?" -pregunté.

"No sé", dijo una de ellas.

"en general no vamos a otros sitios." "En nuestra escuela
tenemos computadoras, pero o no andan, o hay que hacer largas colas para usarlas." "Venimos aquí para hacer la tarea."

Volví a la carga desde otro enfoque. "¿Qué le dirían a la gente que dice que aprender el software libre es difícil? Veo que lo usan con naturalidad, que navegan, envían emails, procesan textos. Veo scanners, impresoras, accesorios multimediales..."

"Para mí no fué taan difícil, y yo no sabía casi nada cuando llegué." -disparó una. "Si, no es difícil" "Nada que verrr" surgió un coro.

"¿Cuanto tiempo dirían que le demanda a una persona normal llegar al nivel con que se manejan? ¿Seis meses? —induje."

"Noooo. Me parece que no, menos."

"Sii, menos, mucho menos." -generalizado.

"Si es fácil, yo hago todo y no tardé casi nada, un par de
meses."

"¿Es útil el telecentro? ¿Para qué lo usan?".

"Y... sí. Yo por ejemplo, vine a completar unos formularios de ANSES. En otro lado tendría que pagar, pero acá no, acá me brindan acceso gratuito, y anda muy bien, muy rápido."

"También venimos a hacer nuestras tareas escolares, estudiamos..."

— las miradas iban hacia un grupo de muchachos a mi derecha.

"... y si no sabemos como hacer algo, están los chicos que nos ayudan a resolverlo, poobres"

— A mi derecha, los aludidos rieron divertidos, un grupo de
pasantes.

"¿Que cuentan, cuáles son sus tareas aquí?."

"Estudiamos, y también ayudamos a la gente que tiene dificultades." "Cosas simples que resolvemos en el momento."

"Además aprendemos a hacer páginas web." —cara extraña cuando pregunté con qué herramienta— "¡Cualquiera! Elegimos la herramienta que queremos, y usamos html."

— Ellas eran Sara Gómez, Nancy Alegre, Alejandra Tello, y María Galán y ellos David Attianesse, Eduardo David, Marcos Marincak, y Sebastián Peralta.

Gustavo señaló un grupo de jóvenes en el otro extremo del
salón. "Ellos son alumnos del instituto, él quiere formar un LUG.", me dijo mientras caminamos hasta ahí.

"¿Cómo conociste Linux?" -pregunté.

"Por una revista que compraba mi viejo."

"¿Y como fué que te enganchaste?"

"Y, para probar, veía todo igual, todo igual, yo quería ver algo distinto, y encontré todo esto. Nunca más vuelvo a windows."

"¿Y Uds, que opinan, qué sistemas usan?"

"Yo en casa uso windows" -dijo uno. "¿Por qué?" -pregunté.

"Y, porque sí, porque tiene más drivers. Aunque con XP ya no es así."

"¿Qué windows usás?"

"Probé todos, pero me quedo con el 98, es el mejor de todos."

"¿Por los jueguitos?."

"Y... sí."

"¿Qué dirían en tu casa si les pusieras un Linux?"

"Nada. Mientras no me enoje yo, estaría todo bien." bromeó.

— Ellos eran Pablo Carballo, Carlos Janulik, Damián Frizza, y Ariel Espíndola, y algunos quieren formar un LUG.

OPINAN LOS PROFESORES

José Luis Morquio, profesor de la vecina EET Nº5 (ex-ENET Nº3), comentó:

"En casa, mi nene de 5 años usa Linux." "El no te podría decir si es más difícil, nunca usó otra cosa." "En la escuela enseñamos redes con Linux, y pensamos en implementar un sistema LTSP para el año que viene." "Claro que tenemos problemas, necesitamos un buen servidor pero sería muy bueno porque podríamos aprovechar las PCs más viejitas como clientes." "No sabemos si lo vamos a conseguir pero tenemos muchas esperanzas, los chicos se lo
merecen." Mientras contaba esto, en la pantalla de su estación de trabajo había una planilla electrónica, aunque no pude reconocerla. "Me vengo desde Ballester para usar el Telecentro, ojalá podamos hacer algo así en nuestra escuela también."

Cerca se movía Angélica Abdallah, de la Asociación Argentina de Teletrabajo (AAT, http://www.aat-ar.org), aprontándose para irse. Cruzamos apenas tres palabras sobre el proyecto y su visión con respecto los Telecentros Libres no solo en el ámbito de la educación, sino también en la producción. ¡Cuando puedas, queremos visitar el Telecentro APYME de Avellaneda, Angélica! (A los lectores, sugiero vean http://www.apyme.com.ar)

En la puerta me aguardaba Gustavo Jofré con Raúl Lamas, profesor de Sistemas Operativos y Teleinformática. Reconociendo mi parcialidad en el tema, disparé a quemarropa: "Raúl, ¿es posible enseñar estas materias con sistemas NO libres?." "Yo creo que todo sistema sirve. Lo importante en la enseñanza de las materias informáticas
es trabajar en forma articulada con el resto de los docentes, porque tenemos pocas horas para muchos temas. La importancia del telecentro la veo en que los chicos pueden hacer aquí sus prácticas, pero pueden aprender con cualquiera de los dos sistemas." "Creo que al formar analistas y programadores, es importante que aprendan a evaluar la cantidad de recursos -memoria, procesador- que utilizarán los desarrollos, algo que no siempre hacemos, por lo menos no como debiéramos."

LA DESPEDIDA

Desandando el camino junto a Gustavo, saludamos al resto del personal docente. "Queremos hacer un evento en otras escuelas, y ayudar a que esto crezca." "Quizás Uds en SOLAR puedan ayudarnos viniendo a dar charlas." "Yo le digo a los chicos, no deben esperar que otros vengan a ayudarlos, deben hacerlo Uds. mismos." "Uds. pueden, acá tienen todo lo que necesitan, deben conectarse por email, y ayudarse unos a otros."

"Tenemos las listas, estamos en contacto con otras personas en todo el mundo." "Hay que ver lo que son los telecentros en Brasil. Pero claro, tienen ayuda oficial." "Acá también podemos pero tenemos mucho que aprender." A modo de despedida, le pregunté: "Gustavo, ¿alguien a quién quieras agradecerle su apoyo en especial, fuera de las personas que ya vimos?"

"Si, a la regente, Laura Diana, al director Enrique Escarella, y al profesor Alejandro Gallego. Sin su apoyo esto sería muy difícil, diría que imposible." "Yo estoy aprendiendo el trabajo de coordinador, y aunque sobre la base de errores cometidos lo fuí haciendo, creo que aún me falta mucho."

Pensaba en eso mientra me iba. Me fuí diciéndome "No tanto, Gustavo. No tanto."

Para SOLAR Software Libre Argentina

Gerardo Díaz

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.

xmlns:dc="http://purl.org/dc/elements/1.1/"
xmlns:rdf="http://www.w3.org/1999/02/22-rdf-syntax-ns#">



— >