El derecho a elegir

Secciones

Desde hace un par de meses se está investigando un supuestocaso de espionaje escolar (por llamarlo de alguna manera). En un colegio de Filadelfia, EEUU un estudiante fue sancionado por consumir sustancias prohibidas. ¿La evidencia? Una foto tomada con la laptop escolar que el alumno tenia en su casa. La sustancia resulto ser una golosina popular en ese país, y el primer debate giró en torno a si la escuela tiene autoridad para sancionar alumnos por actividades que desarrolla en la privacidad de su casa. Rápidamente un segundo nivel de análisis surgió en la red, en los medios y finalmente en el abogado de la familia espiada: ¿Tiene la escuela el derecho de fotografiar a los alumnos en su propia casa y sin avisarles? Supuestamente el software espia está puesto para ser activado en caso de robo de la laptop, para ayudar en una posible investigación. Cuando se tiene en cuenta la edad de los escolares, la posibilidad que usen la laptop en su habitación con poca (o ninguna) ropa y un programa de monitoreo a distancia, no hay mas que sumar 2+2 para saber en que puede terminar esto. Por la probabilidad que haya pornografía infantil, el FBI está investigando y el asunto ha tomado proporciones mediáticas a nivel nacional (y en parte, internacional).

Como partidista del uso de software libre no puedo evitar pensar en un 3er nivel de análisis, que lamentablemente no he visto reflejado en ningún medio pero sin embargo es crucial para evitar este tipo de abusos y muchos otros que pudieran ocurrir en el futuro. Me gustaría preguntar: ¿Por qué admitimos (como sociedad) que es posible no saber que hace nuestra propia computadora? Si el alumno en cuestión hubiese formateado la máquina apenas recibida y hubiese instalado su propio software y dicho software fuese software libre, esto no podría pasar. ¿No es posible usar el software libre para activar la camara de la laptop? Si, es posible. La diferencia es que también es posible que el alumno (o sus padres) pueden monitorear que hace su computadora. En cambio con el software privativo esto no es posible (al menos legalmente). Si bien la mayoría de los alumnos y padres no tienen conocimientos técnicos para inspeccionar como funciona internamente un programa por mas que dispongan del código fuente, pueden delegar la tarea a alguien de confianza. En el caso del software privativo, uno está obligado a confiar en quien produce o instala el software.Cada uno debería poder elegir en quien confiar.

Recientemente hubo elecciones en Pinamar y se usó el llamado voto electrónico. Ganó el candidato que mas o menos se esperaba que gane, aunque siempre va a quedar la duda sobre la transparencia del acto, ya que ningún ciudadano puede ver como funciona el programa que cuenta los votos. Hay que confiar en el gobernador que impulsó el sistema que apoyaba al candidato que ganó. Quizas sea buena persona y merezca tal confianza. Quizas no. Lo que es seguro es que a medida que la sociedad se informatiza este tema será cada vez mas relevante.

Volviendo al caso original, no conozco todos los detalles mas que lo publicado en los medios pero en base a eso y a otros antecedentes de restricciones de uso de equipos en ambitos similares, supongo que el alumno no tenia autorización para formatear la máquina y menos para instalar software no aprobado. Generalmente se aduce que si se deja que cada uno tenga el software que quiera, la red interna se llenará de virus y que sería una pesadilla intentar dar soporte en un ambiente tan heterogeneo. Las decisiones implican responsabilidad, asi que hay que asumir dicha responsabilidad y tomar medidas para evitar virus y otros programas no deseados. Justamente la idea detras de esta propuesta es evitar el uso de software no deseado, y cuando uno usa solo el software que desea usar, no usa virus ni spyware (ni camaras que se prenden sin autorización). En cuanto al soporte, la institución puede elegir en función de sus costos y preferencias a que sistema dar soporte, y si uno decide no usar dicho sistema, se debería hacer cargo. Debe estar la opción. Uso el sistema que me proponen y acepto su soporte pese a que no sé no tengo el control de mi equipo o elijo tener el control y hacerme cargo del soporte.

La situación actual implica entones un doble bloqueo: El fabricante del software que no me deja ver como está hecho mas el que aplican los responsables de la institución que obliga a usar dicho software. El primer paso para resolver este problema es exigir el derecho de poder elegir libremente el software, para asi poder elegir software libre.

Lic. Sebastián Bassi